Sunday, December 17, 2017

Las mejores en el ‘networking’

Agosto 27, 2010 por admin · dejar comentario 

En la búsqueda de un mejor puesto, el sexo masculino sabe sacar mayor provecho de sus contactos; las mujeres, en cambio, buscan sobre todo apoyo moral en sus redes de conocidos, según estudios.

Los hombres y las mujeres no sólo son diferentes en su forma de comunicar (por citar un ejemplo) sino que a la hora de buscar un mejor puesto, ellos hacen más uso de su red de contacto que ellas; la mujer recurre a sus conocidos por un consejo o apoyo moral.

Así lo reveló un estudio de la Universidad de Indiana South Bend, el cual enfatiza que esta tendencia puede ser el resultado del comportamiento que el sexo masculino tiene en lo laboral.

Los hombres tienden a hacer grupos, se cierran entre sí y excluyen a los demás respecto a oportunidades para alcanzar un puesto“. Es una estrategia que sirve para reducir la competencia y llegar a oportunidades de trabajo más altas, señala el estudio.

De un universo superior a 5,000 personas, el estudio encontró que para las posiciones directivas más altas, los hombres consiguen apoyo de un amigo para promocionarse en más del 70% de los casos, mientras que las mujeres logran menos de un 60%.

“Los hombres y las mujeres son iguales hasta que terminan la carrera. Pero en la realidad, aunque hay grandes cambios, algunas empresas siguen optando por el sexo masculino para ocupar los cargos de mayor responsabilidad. Quizá porque- bajo cierta estructura laboral-, hay jefes que piensan que la mujer terminará por dejar o no aceptar un cargo ante las demandas de una vida familiar-personal. Esto es contradictorio si se piensa que un gran número de mujeres juega el rol de padre y madre, y no dejan su trabajo con tanta facilidad”, expresa la psicóloga clínica por la UNAM, Ruth Franco.

Es curioso, incluso, que hasta en términos de titulación universitaria, las cifras apuntan ligeramente a favor de las mujeres. Por ejemplo, en 1997 el porcentaje de hombres que concluyeron este proceso fue de 52.8% y el 47.2% de mujeres. Luego del 2001, el sexo masculino representó el 49.2% y las mujeres más del 50%, según información del estudio Mujeres y Educación Superior en México, realizado por Olga Bustos, profesora de la facultad de Psicología de la UNAM.

Aún con formación académica igual, el informe de la Universidad de Indiana señala que ellas acceden en menor medida a los cargos de responsabilidad: el número de mujeres en puestos de dirección es la mitad que el de los hombres: dos de cada 10 son directivas frente a cuatro de cada 10 en el caso de ellos.

En México, incluso, independiente al tipo de puesto que ocupen, se han encontrado que las mujeres llegan a ocupar puestos de mayor riesgo que los hombres. En buena medida, por la necesidad de mantener a sus hijos, según la especialista en estudios de género, de la Universidad de Guadalajara, Martha Villaseñor.

De acuerdo con datos del IMSS, en México en la última década se registraron más de un millón de riesgos de trabajo que conciernen en forma directa a la mujer. Los más comunes son los accidentes de trayecto, aquellos que ocurren cuando la persona se traslada de su casa al lugar donde labora y viceversa. Este tipo de percances ocupan 44% del total.

¿Iguales pero diferentes?

La desigualdad en puestos -sobre todo directivos- se debe a que las mujeres deben lidiar con un malentendido corporativo, indica Ruth Franco. Es decir, “en muchas organizaciones cuando un hombre da una orden lo ven como un jefe con fuerza, de carácter para mantener equipos y hasta un líder que sabe llamar la atención a tiempo. Si la mujer hace eso, la llaman autoritaria y temperamental”.

En la investigación de South Bend, Con un poco de ayuda de mis amigos, se encontró que “ni hombres ni mujeres muestran una preferencia por ayudar a un empleado del mismo sexo, eso lo determina la posición laboral de la persona”.

No obstante, la psicóloga clínica indica que sí puede existir una diferencia en cómo entienden las conexiones laborales ambos sexos. “Los hombres son más propensos a pensar en qué manera acceder a un núcleo de poder porque por naturaleza saben que se les suele calificar por su status, el puesto que tienen, cuánto ganan, cómo mantienen a su familia, por ejemplo. Estos rubros han cambiado, pero que siguen pesando dentro de la sociedad mexicana”.

En tanto que las mujeres, añade, cuando se preparan para entrar en el círculo de jerarquía laboral deben enfrentar muchas situaciones. Por ejemplo, ganar menos que la pareja puede amenazar la identidad de género, porque se pone en duda la imagen del hombre como sostén de la familia, indica la especialista.

De ahí, quizá, que las mujeres sean más propensas a buscar y recibir apoyo moral de sus contactos de trabajo y personales, que utilizarlos para escalar en una posición, concluye el estudio de la Universidad de Indiana.

Fuente: CNN Expansión.com

Share and Enjoy:
  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks

Da tu opinión

Dinos lo que estas pensando...
y si quieres una foto para mostrar con tu comentario consigue un gravatar!